miércoles, 3 de mayo de 2017

Fue un beso largo, apasionado, profundo, prolongado, con un fuerte entrelazado de lenguas

Antes de empezar, he de deciros que:
"HEROES COMO EL DE ESTA HISTORIA, QUEDAN YA MUY POCOS" 
El pasado 14 de Febrero del presente año, un grupo de motoristas que bajaban por la Costa Mediterránea, vieron a una chica que estaba a punto de saltar al vacío desde un puente, así que raudos, se detuvieron todos en el puente y...

Fue un beso  largo, apasionado, profundo, prolongado, con un fuerte entrelazado de lenguas

 Iñaki Garralda, -su líder-, un hombre corpulento y de gran barba con 48 años, se bajó de su Harley FLHTCU Ultra Classic Electra de casi 27000 euros, caminó entre el grupo de personas que miraban atónitas a la joven, ignoró al policía que estaba tratando de convencer a la chica, y dijo dirigiéndose a ella: 
— Oye, preciosa criatura... ¿Qué estás haciendo subida a esa barandilla? ¿No estarás pensando en tirarte? 
Ella, -angustiada y sumida en un mar de lágrimas- contestó…

Fue un beso  largo, apasionado, profundo, prolongado, con un fuerte entrelazado de lenguas

— ¡No te acerques a mí! Mi vida no tiene sentido.
¡¡Voy a suicidarme ahora mismo!! 
Aunque Iñaki, no quería parecer "sensiblero" -dado su carácter de motero-, tampoco quería perderse esta oportunidad de convertirse en "alguien más importante aun", así que le preguntó…
 — Bueno guapísima, antes de saltar cariño... ¿Por qué no le das a este hombre, un último beso que le deje marcado para siempre? 
Ella, -temblorosa, pero sin vacilar en absoluto-, se recostó sobre la barandilla e hizo precisamente, eso que le había pedido Iñaki.
Todos los presentes, quedaron conmocionados por la romántica y sentimental escena.
Fue un beso largo, apasionado, profundo, prolongado, con un fuerte entrelazado de lenguas y un continuo intercambio de salivas, seguido inmediatamente -y tras una profunda mirada-, por otro aún más largo y mejor que el anterior. 
Después de que ambos quedaron sin aliento tras los besos, los compañeros moteros de Iñaki, los curiosos e impacientes espectadores, e incluso el policía, le dieron su aprobación a Iñaki, levantando todos al unísono el pulgar.
Iñaki Garralda, se acercó entonces al oído de la joven y susurrando, le dijo muy cariñosamente… 
— ¡¡¡WwwoowwW muchacha, esos fueron los mejores besos, que me han dado en mi experimentada vida!!!
¡Tienes un talento especial que estás desperdiciando muñeca! Podrías ser famosa, si viajases en mi moto junto a mí.
Dime… ¿Por qué has tomado la decisión de suicidarte?
La joven tomó aire profundamente, hinchó su compungido pecho, y con toda sinceridad, le dijo a Iñaki… 
— ¡No puedo soportarlo más. A mis padres no les gusta que me vista de mujer!
¡¡No hacen más que llamarme mariconazo!! 
Tras las pesquisas policiales y la investigación forense, todavía no está claro, si ella saltó, o Iñaki la empujó al vacío...

Fue un beso  largo, apasionado, profundo, prolongado, con un fuerte entrelazado de lenguas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR