sábado, 27 de mayo de 2017

Cinco enfermeras muy sexy de un afamado Hospital Nacional

Cinco enfermeras muy sexy de un afamado Hospital Nacional, se reúnen en la cafetería del mismo, después de haber vivido todas, una noche de sexo con compañeros de profesión. Piden unos cafés, se sientan en una mesa, y se ponen a comentar como han pasado la noche.

Cinco enfermeras muy sexy de un afamado Hospital Nacional

La primera en decidirse comenta... 
— El médico con el que me acosté anoche, creo que era un anestesista. 
— ¿Por qué dices eso? 
Preguntan las otras compañeras. 
— Porque fue tan delicado, que no sentí nada al hacerlo con él, pero nada de nada. 
Otra de ellas dice... 
— Pues yo, debí acostarme con el Director del hospital. 
— ¿Por qué lo dices? 
Preguntan las otras compañeras al unísono. 
— Porque no paraba de darme órdenes y todo el trabajo duro, lo tuve que hacer yo. 
— ¡¡¡Jaaaaa!!! 
Dijo una de ellas en voz alta...
— ¡El mío, debía de ser médico Residente!
¡¡¡No paraba de preguntarme!!!
¿Va todo bien? ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Te sientes satisfecha? ¿Es así cómo quieres que te lo haga?
La cuarta enfermera les dice... 
— Pues, yo estoy casi segura, de que el mío era médico de urgencias. 
— ¿Y eso? ¿Cómo has llegado a esa conclusión?
Preguntaron las demás con curiosidad. 
— Porque todo lo hizo rápido y además, buscó un compañero para que lo ayudase conmigo y me diese una segunda opinión.
A la quinta enfermera, -que estaba con una sonrisa de oreja a oreja y cara de gran felicidad- le preguntan todas... 
— ¿Y tú, con quién te acostaste anoche? 
Con la mirada perdida, una sutil gota de babilla resbalando por sus labios, y mirando al techo, les contesta... 
— Pues, yo creo que el mío era técnico radiólogo. 
¡¡Fue todo tan maravilloso!!
Me lo hizo bocarriba, bocabajo, por delante, por detrás, por arriba, por abajo, en antero-posterior, en postero-anterior, en lateral, en oblicuas, en dinámicas, con las piernas abiertas, con las piernas cerradas, con los brazos encogidos, con los brazos estirados… y cuando terminó, me dijo... 
— Lo siento mucho bella y sexy joven, te has movido mucho y… 

¡Hay que repetirlo todo nuevamente!
Cinco enfermeras muy sexy de un afamado Hospital Nacional

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jejejejeje gracias queridas Rosa y Maite. Me alegro mucho de haber conseguido divertiros con este chiste. La verdad es que el final, es lo mejor del chiste!!!
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra mucho que opines así Edy.
      Muchas gracias por dedicarme tu tiempo.
      Un saludo!!!

      Eliminar
  3. ¡Riendo mi asno apagado en una gran broma! Muchas gracias por compartirlo,hermano Humoreo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja como me alegra leer esto viniendo de ti hermana. Soy yo, quien te tiene que dar las gracias a ti por haberme dedicado tu tiempo.
      Gracias por tu visita. Un abrazo querida Paula!!!

      Eliminar
  4. ¡Qué bueno, Humoreo! Desde luego se es en la cama como se es en la vida. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar este alentador comentario David. Por suerte o por desgracia, se vive como se es, y se es como se vive. Todo guarda relación en esta vida.
      Saludos!!!

      Eliminar
  5. Una buena broma es como la miel: se mantiene dulce sin importar la edad. Gracias por compartir este, hermano Humoreo. Es un verdadero clásico. Ahora si puedo recordar la broma sobre el ginecólogo que tomó una clase en mecánica de automóviles, lo compartiré con usted. ¡Que tengan un martes maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje y que lo digas hermana. Un buen chiste siempre deja un dulce sabor de boca. Gracias por dejar tu valioso comentario hermana. Te deseo un feliz fin de semana! Un abrazo!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.
#HLR