sábado, 18 de abril de 2015

La muchacha adolescente de quince años y el WhatsApp

Una muchacha adolescente de quince años, -que estudia fuera de su ciudad natal- le escribe un WhatsApp a su católico y conservador padre, diciéndole:

La muchacha adolescente de quince años y el WhatsApp


- Queridos papá y mamá, con gran pesar y dolor os digo, que me he escapado con mi nuevo novio.
He encontrado el amor verdadero con él y es fantástico.
Me encanta como es, con sus 27 años, su pelo largo, sucio y rizado, sus piercings, cicatrices, tatuajes, su ropa mal oliente y rota a pedazos, su hiriente forma de hablar y su moto de gran cilindrada. Pero no acaba ahí la cosa papis... 
¡¡¡Estoy embarazada de tres meses!!! 
Yónatan me dijo que no debo preocuparme, que a partir de ahora, seremos muy felices en su poblado de chabolas comunitarias...
Quiere tener muchos más niños conmigo, y ése, es uno de mis sueños por cumplir con él.
¡¡¡Lo quiero tanto!!! ¡¡¡Estoy emperraita por él!!!
Con él he aprendido, que la marihuana no daña a nadie.
A partir de ahora, la vamos a cultivar para nosotros y todos nuestros amigos comunitarios. 
Ellos nos proporcionarán, toda la cocaína y pasta, que necesitemos para ir tirando.
No preocuparos por el dinero; el Yónatan, lo ha arreglado todo, para que participe en las películas que sus amigos -Brayan y Maikel- ruedan clandestinamente en un sótano.
Por lo visto, puedo ganar 30 €uros por escena porno rodada.
40 €uros más, si hay más de tres hombres en la escena conmigo. 
20 €uros más, si hago doble anal en la escena y 50 €uros más, si participa un animal en dicha escena.
Papá, dile a mamá que no se preocupe, sabré adaptarme bien a esta nueva vida, tengo 15 años y sé cómo cuidar de mi misma...
Alguno de estos días, os visitaré para que podáis conocer al Yónatan, y sepáis, como serán vuestros nietos físicamente.
Sin nada más que deciros de momento, me despido de vosotros con cariño.
Vuestra querida hija... Paula.

La muchacha adolescente de quince años y el WhatsApp


P.D.: Papis, no os apuréis que es una broma. Ahora mismo, estoy viendo la tele, tumbada en la cama en casa de Rocío.
¡¡¡Sólo quería mostraros, que hay cosas mucho peores en la vida que mis notas, -que próximamente os entregaré- las cuales tienen cinco suspensos!!!

Pasadas dos horas y 50 minutos, le llega un WhatsApp del padre con una cruda respuesta, diciéndole:

- Querida Paula, le he dado a leer tu WhatsApp a tu madre. Le ha dado un infarto del susto, y hemos tenido que ingresarla de urgencia en el hospital.
Los médicos se muestran muy pesimistas, ya que temen seriamente por su vida.
Al decirle a los médicos lo que había pasado, han llamado al fiscal de menores, y este, ha iniciado un expediente contra ti, de oficio.
Posiblemente te internen -dos años- en un centro de menores, por maltrato psíquico a tus progenitores.
Al hablar con nuestros abogados, me han recomendado que haga uso de la figura del repudio familiar, por lo que ya no eres hija nuestra.
Te hemos quitado del testamento, y todo se lo dejamos a tu hermana mayor.
Hemos tirado a la basura todas tus cosas y hemos habilitado tu habitación, como sala de reuniones lúdicas para nosotros.
También hemos cambiado ya, la cerradura de casa, por lo que a partir de hoy, tendrás que buscarte un alojamiento para cuando regreses. 
No intentes pagar con tu tarjeta, porque la hemos anulado y hemos cancelado tu cuenta en el banco.
Todo el dinero que había allí, lo vamos a utilizar para el tratamiento cardíaco de tu madre.
Por cierto, no intentes llamarnos para pedirnos dinero, porque hemos anulado el contrato de tu teléfono móvil y hemos dado de baja tu número.
Supongo que ahora, te quedarás aislada y sin contacto con tus amig@s.
Las joyas que tenías guardadas, tu equipo de música, y la colección de CDS y películas, se las hemos vendido al vecino salido del quinto (ése que te cae tan mal y que dices que te vigila por la ventana cuando te desnudas).
¡¡¡Ah!!! Por cierto, tendrás que buscarte también un trabajo, porque ya, no te vamos a pagar los estudios, ni las clases particulares de música y danza.
En el caso de que no puedas conseguir ni trabajo ni alojamiento, te recomiendo que veas al “Morralla”.
Es un tío que conocí en Ceuta, cuando hacía allí la mili en la Legión.
No sé muy bien a que se dedica, pero le he mandado una foto tuya en ropa interior y me ha dicho, que una chica como tú, no tendrá problemas para vivir en ciertos países del Magreb.
En fin, espero que en tu nueva vida, todo te vaya bien, que no pases necesidades y que seas muy feliz.

La muchacha adolescente de quince años y el WhatsApp


P.D.: ¡Hija, no llores! Todo esto es una broma. 
Estoy viendo la tele, en casa y con tu madre. 
Ella está perfectamente y riéndose a carcajadas conmigo.
Sólo quería mostrarte, que hay cosas peores en la vida, -para cuando vengas- que pasarte tres semanas castigada, sin salir de casa e incomunicada, sin teléfono móvil, sin ordenador y sin ver la tele; como escarmiento, por la dichosa bromita de las malas notas.

Te queremos... Un beso.

La muchacha adolescente de quince años y el WhatsApp

No hay comentarios:

Publicar un comentario