martes, 18 de julio de 2017

No olvidéis el trato que hemos hecho hijas mías

Una señora de avanzada edad, pidió a sus tres hijas que cuando se casaran, la llamaran al día siguiente de la primera noche marital. Ella, quería que le contasen lo más disimuladamente posible, como se habían portado sexualmente sus respectivos maridos. Quería que utilizasen para ello, un conocido lema de algún anuncio comercial emitido por televisión, así sus maridos, no se coscarían del trato hecho entre madre e hijas.

No olvidéis el trato que hemos hecho hijas mías

Reunidas un día las cuatro, les dijo la madre:
No olvidéis el trato que hemos hecho hijas mías. Tan pronto como os levantéis la mañana siguiente a la noche de bodas, debéis decirme, como fue todo en la cama con vuestros maridos.
Tras contraer matrimonio y después de su primera noche marital, la hija mayor la llamó y sólo le dijo:
— Mamá, café soluble Buencafé.
La señora quedó confundida, hasta que más tarde, vio un anuncio de Buencafé que decía:
“TOTAL SATISFACCIÓN, DESDE LA PRIMERA A LA ÚLTIMA GOTA”.
Meses después, se casó su segunda hija y a la mañana siguiente de la noche de bodas, la llamó para decirle entre suspiros:
— Mamá, colchones Satisfacción.
La madre buscó la publicidad de colchones Satisfacción y leyó complacida:
“ENTRA, SAL, MUÉVETE, DISFRUTA, DESCANSA  Y VIVE LA VIDA PLENAMENTE, CON UN TAMAÑO EXTRA GRANDE DE NUESTROS COLCHONES SATISFACCIÓN XXL. RELÁJATE Y DEJA QUE EL DESCANSO PENETRE PLÁCIDAMENTE EN TI”.
Por último, —dos años después— se casó la hija menor, que no pudo llamarla hasta una semana después de la noche de bodas, y muy contenta aunque casi sin voz, le susurró:
— Mamá, American Airlines.
La madre buscó frenéticamente un anuncio de American Airlines, y antes de caer desmayada sobre la cama, leyó:

“NUESTRAS GRANDES NAVES FUNCIONAN A PLENO RENDIMIENTO: 5 VECES AL DÍA, 7 DÍAS A LA SEMANA, LOS 365 DÍAS DEL AÑO, POR TODAS LAS RUTAS POSIBLES.”
No olvidéis el trato que hemos hecho hijas mías

7 comentarios:

  1. Ja, ja, ja... Aunque la última se llevó el premio gordo, ninguna pudo quejarse. La madre desde luego era bastante guasona. Muy divertido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar impresa en el blog, tu valiosa opinión amigo David. Llevas mucha razón. Si todas salieron bien servidas, la madre, es cierto que es una gran guasona. Un abrazo!

      Eliminar
  2. I love it! The youngest one was special, like saving the best for the last!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje gracias querida hermana por opinar tan positivamente de este chiste. Tienes razón al decir que la mejor parte quedó para la más pequeña. Un abrazo Paula!

      Eliminar
  3. Humor del bueno, la pequeña se llevó el premio Gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje en casi todas las familias, los más pequeñ@s son siempre los mejor parad@s. Gracias por dejar impresa en el blog tu opinión. Un saludo amiga!

      Eliminar
  4. un placer total tu blog
    me haces sonreir con cada letra

    ResponderEliminar