viernes, 15 de junio de 2018

¿Eso que sería, trabajo o placer?


En una importante Consejería de la Junta de Andalucía, el Jefe de Gabinete del Sr. Consejero, decide cambiar la actual secretaria del mismo —a la cual le quedan meses para jubilarse— por una escultural y joven rubia de 25 años, de voz dulce y aterciopelada, de 1,80m de altura, con medidas de 90-60-90, pelo largo hasta la cintura, piel tersa y suave, con unos andares sinuosos, que serían capaz de embelesar y engatusar, al más casto y puro de los hombres de este mundo.

Imagen de la Secretaria del señor Consejero

Cuando el Sr. Consejero, vio a su nueva secretaria sentada en la mesa justo antes de su despacho, pensó...
— Si consiguiese convencer y engatusar a esta exuberante secretaria, para que mantuviese relaciones sexuales conmigo en el despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?
Yo pienso que sería trabajo, ya que las relaciones sexuales, las estaríamos teniendo dentro del despacho. Aunque por otro lado, al estar disfrutando de dichas relaciones, considero que podríamos admitir que es placer y no trabajo.
No conforme con lo que acaba de determinar al respecto, decide preguntarle a su jefe de gabinete, al cual le dice:
— Paco, tengo una duda. Si yo mantuviese relaciones sexuales con mi nueva secretaria en mi despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?


Imagen del Consejero pensando junto a su Jefe de Gabinete

Su Jefe de Gabinete —no sabiendo que contestarle—, le dice que mejor se lo preguntarán a su Jefe de Servicio, ya que este, está más acostumbrado a relacionarse con los trabajadores de la Consejería y por tanto, tendrá más conocimiento sobre como determinar si es trabajo o placer.
Se marchan juntos al despacho del Jefe de Servicio y al llegar, le hacen la misma pregunta...
— Luis, tú como Jefe de Servicio y con la experiencia que acumulas, si yo mantuviese relaciones sexuales con mi nueva secretaria en mi despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?
Su Jefe de Servicio —no sabiendo que contestarle a ambos—, le dice que mejor se lo preguntarán a su jefe de Sección, ya que este, está más acostumbrado a relacionarse con los trabajadores de la Consejería y por tanto, tendrá más conocimiento sobre como determinar si eso en cuestión,  se consideraría trabajo o placer.
Se marchan juntos a ver al Jefe de Sección y al llegar los tres al despacho del Jefe de Sección, el Jefe de Servicio le dice a este...
— Mira Andrés, tenemos una duda nosotros tres.
Si el Sr. Consejero mantuviese relaciones sexuales con su nueva secretaria dentro de su despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?
Su Jefe de Sección —no sabiendo que contestarle a los tres—, les dice que mejor se lo preguntarán a su Jefe de Departamento, ya que este, está más acostumbrado a relacionarse con los trabajadores de la Consejería y por tanto, tendrá más conocimiento sobre como determinar si eso en cuestión,  se consideraría trabajo o placer.
Se marchan juntos a ver al Jefe de Departamento y al llegar los cuatro al despacho del Jefe de Departamento, el Jefe de Sección le dice...
— Mira Roberto, tenemos una duda los cuatro. A ver si eres capaz de solucionarla.
Si el Sr. Consejero mantuviese relaciones sexuales con su nueva secretaria dentro de su despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?
El Jefe de Departamento, mira al fondo de una oscura y lúgubre estancia, donde se encuentra un auxiliar administrativo en una destartalada mesa enterrada en papeles y les dice...

Imagen de la mesa del auxiliar administrativo llena de expedientes

— Vamos ahora mismo a preguntarle a José. Él es, quien está al tanto de los expedientes que tenemos en curso y seguramente, conocerá mejor que nosotros, toda la normativa que describe las relaciones de puesto de trabajo que existen dentro de nuestra Consejería.
Los cinco se dirigen a hablar con José y al llegar junto a su mesa, le pregunta el Jefe de Departamento...
- Mira José, tenemos una duda los cinco y queremos que si tú la sabes, nos la resuelvas.
Si el Sr. Consejero mantuviese relaciones sexuales con su nueva secretaria dentro de su despacho... ¿Eso que sería, trabajo o placer?
José, sin pensarlo un solo instante, les contesta con voz seria y cortante...
— Eso sería placer.
Los cinco se miran asombrados unos a otros y le preguntan al unísono...
— Y tú José... ¿Cómo estás tan seguro de ello?
José alza la cabeza para salir de entre los papeles que se amontonan en su mesa y les dice...
— Pues muy sencillo señores míos, porque si fuese trabajo, la tendría desnuda y abierta de piernas aquí en mi mesa, —igual que todos estos expedientes—, esperando a que yo hiciese el trabajo.

MORALEJA:
Esto es España, uno trabajando y cinco pensando en cómo no trabajar...

Gif de un emoji tronchándose de risa en el suelo



4 comentarios:

  1. Ja, ja, ja... desde luego una situación muy nuestra. Si es que somos únicos pensando en cualquier cosa menos en trabajar. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje cierto David, somos únicos activando el intelecto para no currar lo que nos corresponde y delegar algo de trabajo en los demás. Un abrazo...

      Eliminar
  2. Menudos son los altos cargos y los jefazos de la consejería. Todo el trabajo, para el pobre auxiliar administrativo. Spain is diferents.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje muy cierto, (amigo o amiga desconocid@). Espero que te hayas divertido con este relato, chiste, o como le quieras llamar. Feliz sábado...

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.
#HLR