domingo, 8 de abril de 2018

El pájaro carpintero pito negro navarro y el picapinos sevillano

Volando por el interior de un bosque de la sierra norte de Sevilla, iba volando un pájaro carpintero navarro.
Un precioso, raro, vulnerable y casi extinto ejemplar macho de pito negro carpintero, el cual estaba maravillado y asombrado, ante la hermosura de la sierra que sobrevolaba, con sus arroyos, acantilados y sus frondosos árboles.

Pito negro volando

De pronto, comenzó a oír unos golpes continuos sobre la madera de un pino y también, un apesadumbrado quejido.
¡Lo que estaba viendo lo dejó estupefacto!
Un pájaro carpintero sevillano, -un simpático y escaso picapinos ibérico- trataba de hacer su casa en un viejo y frondoso pino piñonero.
El pobre pájaro carpintero sevillano, golpeaba y golpeaba con todas sus fuerzas pero no conseguía penetrar la dura madera del pino piñonero.

Picapinos picando

El pájaro carpintero navarro, se acercó al picapinos ibérico sevillano y con el característico temple navarro le dijo:
¡Amigo, déjame que te ayude! Tú ponte a descansar, que verás que poco tardo yo, en hacerte una nueva casa en este pino piñonero.
El pájaro carpintero navarro, cogió su pluma de medir, afiló cuidadosamente su pico, hizo unos sutiles trazos en la corteza del pino y…
Toctoctoctoctoctoc, toctactoctactoctac, tocotocotocotocotoco, requerequetictoctac, se alejó del pino para ver cómo le estaba quedando la casa y pasadas unas horas...

Pito negro picando

¡Ahí la tienes amigo! Una casa estilo minimalista con dos plantas, un gran salón comedor, cocina con vistas al amanecer, gran dormitorio de matrimonio con una vista privilegiada al atardecer, cinco habitaciones de invitados, cada una con su cuarto de baño, una sala de ocio con una gran pantalla, mesa de ping pong y mesa de billar, un balcón mirador provisto de una gran mesa de reuniones, dos Spa-jacuzzis exteriores para 10 y una gran piscina cubierta.
¡El pájaro carpintero sevillano no podía creerlo!
¡¡Se frotaba y frotaba los ojos con las alas, sin poder dar crédito a lo que estaba viendo!!
Satisfecho, contento y muy agradecido, recibió en su nueva casa a su nuevo amigo navarro y al día siguiente, le mostró todas las maravillas del bonito y caluroso sur español, prometiéndole a continuación, que lo iría a visitar próximamente a su tierra Navarra.
Transcurrido un año, decide el picapinos ibérico, visitar a su amigo el pito negro navarro.
El pájaro carpintero sevillano, sobrevolaba los verdes bosques de los valles del Roncal y Salazar cuando de pronto, comenzó a oír unos golpes continuos en la madera de un pino silvestre y unos tristes lamentos y quejidos…

Picapinos volando

Toctoctoctoctoctoc, toctactoctactoctac, tocotocotocotocotoco, requerequetictoctac...
¡Ay Dios! ¡No puedo con esto! ¿Qué voy a hacer ahora?
¡Soy incapaz de terminar el trabajo, tengo el pico destrozado, no paro de sudar y estoy muy cansado!
Pero… ¡Ooohhh sorpresa!
El picapinos sevillano, encontró a su estimado amigo -el pito negro navarro-, tratando de construir su casa en un frondoso y verde pino silvestre, pero este, era incapaz de penetrar su dura y compacta madera.
El pájaro carpintero sevillano le dijo al pájaro carpintero navarro:
Amigo, esta vez me toca devolverte el gran favor que me hiciste aquel día en la sierra norte sevillana.
Hazte a un lado, ponte a descansar, y verás que poco tarda este picapinos sevillano, en hacerte una nueva casa en este pino silvestre.
Guiñó su ojo derecho, extendió su ala izquierda y con mucha habilidad, comenzó a tomar medidas y a realizar trazos con su duro, cuidado y afilado pico.
El pito negro navarro, estaba alucinando con el picapinos sevillano. Este, parecía tener la cualidad de tener el ojo derecho a plomo y el izquierdo, a exacto nivel de burbuja.
El picapinos sevillano, tomó un poco de vuelo para coger perspectiva, se alejó varios metros del pino silvestre sin perderlo de vista y…
A ritmo de puro y tradicional flamenco andaluz, comenzó a picotear el pino silvestre… Toctoctoc, tocotoctoctoc, tocotoctactoc, tactoctactoc, cotoc, tocotocotocotoc, tocotocotocotoc, tintan, requereque, tictoctac, ponpon toctoc… se alejó del pino para ver cómo le estaba quedando la casa de su amigo navarro y pasadas unas horas...
¡¡¡Tachaaaaaaannnn… Trabajo terminado!!!
¡Mira amigo, una mansión de estilo Victoriano terminada y enterita para ti!
Con un espacioso y lujoso hall de entrada, un gran salón comedor, una gran cocina con vistas privilegiadas, un gran dormitorio principal con vistas privilegiadas al atardecer y lujoso cuarto de aseo exclusivo, 20 dormitorios para invitados, 20 baños, una sala de Spa-jacuzzi para 40, jardín con pista de futbol, de balonmano y de baloncesto, sala de ocio con pantalla de cine, dos mesas de ping pong, tres mesas de billar y una de juegos de mesa, dos grandes piscinas cubiertas -una de ellas con trampolín- y por último, una gran sala mirador, con amplias ventanas terminadas en arcos de medio punto y adornadas con columnas y balaustradas, en madera noble.
Tomaron juntos algo refrescante, se sentaron tranquilamente a admirar la reciente construcción y el picapinos sevillano, se quedó a pasar las vacaciones con su amigo el pito negro navarro.

MORALEJA:

“Cualquier pájaro habilidoso, funciona mejor y se esfuerza más, fuera de su monótona y conocida casa”

Gif de Mickey Mouse




3 comentarios:

  1. ¡Menuda moraleja! Si no me equivoco, esto va de cambiar o no de mujeres, cuando tienes muchos años de relación. ¿Es así?

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja... es como los niños: que se portan mejor fuera que en casa. Me ha encantado esta historia con ese regusto a cuento clásico. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, pues es verdad lo de la moraleja. Lo sabido por aburrido a veces nubla la imaginación. Bien por los pájaros que al fin y al cabo salieron los dos ganando jajaja. ¡Vaya lujo de viviendas!

    Gracias, amigo.
    Me voy con una sonrisa a descansar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.
#HLR