miércoles, 21 de agosto de 2013

Joan Rosell descubre la formula matemática de la cuadratura del circulo

- ¡Si, han leído bien señoras y señores!

Lo que otros matemáticos, filósofos, científicos etc. desde tiempos inmemorables buscaban sin éxito, Joan Rosell lo ha descubierto en un abrir y cerrar de ojos.
Él solito y sin ayuda de nada ni nadie, (no necesitó ni siquiera ayudarse de la calculadora científica) ha descubierto la formula de la cuadratura del círculo.
El Sr. presidente de la CEOE el ilustrísimo, inteligentísimo, queridísimo y todos los demás ísimos posibles Joan Rosell, ha descubierto la formula, para cuadrar el círculo de sus beneficios empresariales, y los de sus amigotes (aquellos que representa con su presidencia).
Dicho señor (por decir algo) tras descubrir dicha fórmula (Pagar - € x + trabajo) a los trabajadores españoles, ha declarado:

"Podríamos sacarles privilegios a los contratos fijos para incrementárselos a los temporales"

- ¡¡Y se ha quedado tan ancho y tan a gusto!!


El presidente de la CEOE, Joan Rosell, comenta en Herrera en la onda  los muchos problemas que plantean los diferentes tipos de contrato existentes en España, y apunta a la necesidad de que éstos sean lo más flexibles posible y añade... "a todos nos gustaría hacer contratos indefinidos pero la realidad es la realidad”.
- ¡¡Yo te voy a dar la solución que buscas para flexibilizar mas los contratos de trabajo!!
- ¡¡Eureka!!...  A partir de ahora, todos los contratos sean indefinidos o temporales, se firmarán por cuadruplicado y con copia triplicada en “papel hecho de látex para condones” ¿No es genial?

Flexibilidad y elasticidad laboral en un mismo contrato.
Todo el mundo conoce la flexibilidad y elasticidad de este material.

¿Los quieres más flexibles aun?

Juan Rosell (conocido como el Séneca empresarial) ha abogado en Herrera en la onda por reducir las 40 modalidades de contratos laborales existentes en España, algo que "desgraciadamente" (pobrecitos los empresarios) plantean a los distintos gobiernos de nuestro país sin éxito. El presidente de la CEOE señala que la mayoría de los contratos son temporales y que lo que se podría hacer es
 "sacarles algunos de los privilegios a los contratos fijos para incrementárselos a los temporales" pero él, se pregunta:
 "¿estarían dispuestos los trabajadores que tienen contrato fijo, a aceptar estas nuevas condiciones, en beneficio de los que tienen contratos temporales nuevos?".
Considera que éste sería un planteamiento importante pero no cree que los que tienen contrato fijo estén de acuerdo.
A partir de ahí, insiste Rosell, "crearíamos un mercado laboral donde no hubiese diferencia entre indefinidos y temporales” y podríamos empezar de cero, pero... yo creo que esto es: “Alicia en el país de las maravillas"
- Yo me pregunto... ¿Un mercado laboral como el creado hasta la hora,  tras la maravillosa reforma laboral?
- Yo te voy a decir Rosell que sería en realidad “Alicia en el país de las maravillas"

Seria, que en España tributasen igual, los pequeños y los grandes empresarios, y repartir los beneficios fiscales que tienen los grandes, con los pequeños y medianos empresarios.
- Pero yo me pregunto... ¿estarían dispuestos los grandes empresarios a aceptar estas condiciones, en beneficio de los pequeños y medianos empresarios, para equiparar beneficios y que no se cierren tantas pequeñas  y medianas empresas?

- Dudo mucho de que los grandes empresarios estén de acuerdo.

- ¡Perdonadme por favor! Pero es que me enciendo con estas cosas.

- Esto no es un chiste, pero es que me estoy partiendo el culo de la risa.

- Os cuento un poco por encima, para poneros en antecedentes y vosotros también os descojonareis conmigo...

Nací en España en el año del señor de 1.962.
Fui al colegio (aquella maravillosa EGB) empecé a trabajar hace ya mucho, mucho tiempo, cuando tenía 15 años.
Mi madre separada, no podía pagarme estudios así que: “a trabajar”
Por aquellos tiempos (corrían los años setenta) ningún empresario te aseguraba, (o por lo menos yo no di con ninguno que lo hiciese conmigo) se estipulaba un precio por día de trabajo efectivo y punto (que solían ser de doce horas).
Trabajé de camarero, mozo de carga, repartidor, buzoneando, peón albañil, pintor, fontanero, electricista, peón y especialista industrial, carretillero, encargado de producción y ahora, soy vigilante de seguridad (comúnmente conocido como... Segurata).

Mi primer contrato con seguro (de seis meses a tiempo parcial del 36%) me lo hicieron con 25 años.
Desde entonces hasta que cumplí los 45 años he estado con contratos temporales, de los cuales, tres años estuve trabajando en varias ETTs con contratos semanales de lunes a viernes (sábados y domingos no cotizaba) dichas ETTs me podían contratar incluso por cuatro horas y despedirme. ¡¡Un infierno de vida!!
No se la deseo ni a mi peor enemigo. 

¿No es esto flexibilidad de contratación, o es que quieren más aún?

Mi primer contrato indefinido me lo hicieron con 43 años, (ahora tengo 50) gano 1.121,9€ brutos al mes por 15 pagas, que una vez aplicadas las deducciones por IRPF, seguridad social, desempleo y formación profesional se queda en la maravillosa cantidad de: 909,56€.

Ya no recuerdo desde cuando no se actualiza mi convenio a mejor.

En el último año, me han reducido 160€ de las tres pagas extras, como solidaridad con mis compañeros para no despedir a ninguno.
En mi familia somos cuatro miembros y solo trabajo yo.
Me han subido los impuestos, el agua, la luz, el gas, la gasolina, el IVA, el IBI, el transporte público y a mis hijos les han quitado las becas (por haber ahorrado 5000€ en un periodo de 15 años y rescatarlos por necesidad en el año 2.011).

¿Me quiere decir el ísimo Sr. Rosell, de que beneficio he de desprenderme?

El único beneficio que tengo con respecto a un eventual es la antigüedad (36,23€) brutos.

- He dedicado 35 años de mi vida laboral, para merecerme este premio (que cobro desde hace solo dos años). ¿También he de desprenderme de eso?

- Se lo diré muy claro ísimo Sr. Rosell, el problema de España, no son los contratos, ni la diferencia entre trabajadores eventuales o indefinidos, el problema son la clase de empresarios que tenemos.

“¡Que no valen ni pa estar escondios!”

Si España tuviese los empresarios alemanes, otro gallo nos cantaría.
Y ahora una vez escrito esto... ¿no os partís de risa por la mitad?
¡España!
Antes… “Una Grande y Libre”
Y ahora… “Muchas Pequeñas y Cabreadas”

Esto es pa tomá triquitraque. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario