sábado, 19 de julio de 2014

La parábola de quien debe ser el Jefe

Hoy os voy a contar, una bonita y entretenida historia:La parábola de quien debe ser el Jefe.Esta parábola está sacada, de la creación del cuerpo humano, por Dios nuestro señor.
Empecemos...
Cuando Dios creó el cuerpo humano, se reunieron todos los órganos vitales del cuerpo, para decidir quién debía ser el jefe, de todos los demás órganos vitales.

El primero en hablar fue el cerebro y dijo:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Yo, como soy el que piensa, el que razono, y el que estimula vuestro funcionamiento diario... Creo que soy el más indicado, para ser el jefe del cuerpo.

A continuación habló el corazón y dijo:
La parábola de quien debe ser el Jefe

- Yo, como soy el que envía la sangre a todos vosotros, y sin sangre no podéis vivir... Creo que soy el más indicado, para ser el jefe del cuerpo.

Después del corazón, tomo la palabra el estómago y dijo:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Yo, como soy el que aporta los nutrientes necesarios, y sin nutrientes, todo el cuerpo muere de inanición... Creo que soy el más indicado, para ser el jefe del cuerpo.

Indignadas, las piernas, dijeron a continuación del estomago:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Nosotras debemos ser las jefas, ya que transportamos a todo el cuerpo a donde este quiera ir, y sin nosotras, no podría transportarse ninguno de vosotros.
¡¡¡Nosotras debemos ser las Jefas!!!
Sofocados e inyectados en sangre, se manifestaron los ojos diciendo:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Los jefes debemos ser nosotros, ya que guiamos los pasos de las piernas, que nos transportan a todos nosotros.

Los pulmones se hincharon de aire y dijeron:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Nosotros abastecemos de oxigeno a todos los órganos y músculos del cuerpo, sin oxigeno, todos moriríais de asfixia... Creemos que nosotros, somos los más indicados, para ser los jefes del cuerpo.
Mientras se desarrollaba la reunión de órganos, para decidir el nombramiento del jefe, se escucho una voz a lo lejos que dijo:
- ¡¡¡Yo seré el jefe de todos vosotros!!!
Todos los órganos del cuerpo se giraron, para ver a quien hablaba desde atrás, y dijeron:
- ¡¡¡Que se muestre el que haya dicho eso!!! ¿Quién ha dicho eso? ¿Quién ha dicho eso?
Y volvieron a contestar desde lejos:
La parábola de quien debe ser el Jefe
- Yo, “La mierda” ¿Qué pasa?
Se montó un gran revuelo entre los asistentes a la reunión y posteriormente, todos se pusieron a reírse como posesos. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.
Entonces, sintiéndose ofendida, la mierda se negó a salir del cuerpo durante nueve días consecutivos.
El cerebro, estaba agotado y dolorido.
El corazón, estaba agitado y parecía que iba a estallar.
El estomago, estaba revuelto y con gran acidez.
Las piernas estaban temblorosas, pesadas, hinchadas y agotadas.
Los ojos, estaban nublados por las lágrimas de dolor.
Los pulmones colapsados, sin poder inspirar el suficiente aire.
Entonces se dieron cuenta, de que no podían aguantar más tiempo así, y dijeron todos a la vez...
- ¡¡¡Está bien mierda, sé tú el jefe de todo el cuerpo!!!

La parábola de quien debe ser el Jefe
Y desde entonces hasta el día de hoy, se viene cumpliendo La parábola de quien debe ser el Jefe y cualquier mierda es:  “Jefe”


La parábola de quien debe ser el Jefe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR