martes, 9 de septiembre de 2014

San Pedro y el concejal de Izquierda Unida

San Pedro y el concejal de Izquierda Unida
Se muere un concejal de Izquierda Unida -ateo de nacimiento- y va al cielo (cosa utópica para un ateo confeso).
Al llegar allí, se encuentra con San Pedro, que lo espera en la puerta de entrada al cielo.
Alucinando por estar en el paraíso, el concejal de Izquierda Unida, mira a su alrededor muy curioso y viendo que las nubes estaban llenas de relojes de pared, le preguntó a San Pedro:

- ¿Para qué son todos esos relojes, que cuelgan de las nubes, Pedrete?
San Pedro, -al que no le gusto nada, la familiaridad con la que le habló-, le contestó:
- Pues verás concejalete, cada uno de esos relojes, representa a una persona que vivió en la tierra, o que aún vive, y está por venir.
El concejal lo mira y le pregunta:
- Y... ¿Para qué sirven?
San Pedro se acerca a él, le pone su mano en el hombro y le dice:
-Verás... Te explico.
Cada vuelta que dan las manecillas del reloj, se corresponde con el número de mentiras, que pronunció durante su vida, la persona dueña del mismo.
Por ejemplo: ¿Ves ese de allá?
El concejal, muy atento a las explicaciones de San Pedro, le contesta:
- Sí. ¿Qué le pasa a ese reloj? ¡Cuéntame!
San Pedro, hace uso de su experiencia oratoria, y le dice:
- Pues, ese concretamente, perteneció al insigne Abrahán Lincoln y sólo dio una vuelta. Eso quiere decir, que solo pronunció una mentira en toda su vida.
El concejal de Izquierda Unida, no puede salir de su asombro, y tras una sonora exclamación, le pregunta a San Pedro:
- ¡¡¡WwwoowwW!!! ¿Y aquel que está allí? ¿A quién corresponde? ¿Quién es su dueño?
San Pedro -con suma paciencia- le contesta:
- Ese reloj, perteneció a la que fue una santa en vida, a la gran... Teresa de Calcuta. Nunca jamás, dio una sola vuelta.
- ¿Y aquel de allí, a quien pertenece?
Preguntó de nuevo el concejal, con cara de curiosidad.
San Pedro, le contesta muy serio:
- Ese concretamente, perteneció a Juan Pablo II. El segundero se movió, “solo dos segundos” y quedó inmóvil para siempre.
Entonces, muy entusiasmado, el concejal de Izquierda Unida le pregunta:
San Pedro y el concejal de Izquierda Unida
- Pedrete, y por casualidad... ¿Tú no habrás visto, el de mi  presidente de España... Mariano Rajoy? ¿Verdad que no?
A San Pedro, le sale una amplia sonrisa -que le va de oreja a oreja- y le contesta:

- ¿Ese?... ¡¡¡Sí, claro que lo he visto!!! Ese es con diferencia... “El reloj más popular del cielo”. Lo tiene Jesús colgado en su despacho... 
¡¡¡Puesto como ventilador!!!
San Pedro y el concejal de Izquierda Unida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR