jueves, 14 de marzo de 2013

El monstruo de los ojos verdes

Un turista, al que después de llevar conduciendo seis horas por caminos sinuosos, se le había estropeado el coche, y tras andar 20 Km. había llegado a las tres de la madrugada, a una pensión de las afueras de Transilvania.

TURISTA- Buenas noches, querría una habitación para pasar la noche. Se me ha estropeado el coche y he tenido que andar  20 Km para llegar hasta aquí, por lo que estoy reventado y con ganas de dormir.

RECEPCIONISTA- No nos quedan habitaciones libres señor, están todas ocupadas.

TURISTA- Por favor, ya le digo que vengo reventado de andar 20 Km. y que se me ha estropeado el coche ¿no tendría alguna habitación aunque fuese compartida? Yo me acomodo a lo que tengan ustedes.

RECEPCIONISTA- Bueno ahora que lo dice... tenemos una en la planta alta que no la podemos dar a nadie.  Los clientes que se han alojado en ella dicen que no han podido dormir en toda la noche por culpa del monstruo de los ojos verdes.

TURISTA- Bueno deme esa mismo, con lo cansado que estoy no creo que tenga muchos problemas para conciliar el sueño.

RECEPCIONISTA-Bueno, yo le doy esa habitación pero bajo su responsabilidad, luego no venga a reclamar ni a quejarse de que no ha podido dormir por culpa del monstruo.

TURISTA- Muchas gracias señor, que dios se lo pague. No sabe usted el favor tan grande que me hace.

El botones acompaña al turista a su habitación y tras acomodarlo en la misma le pregunta:

BOTONES- ¿Aquí va usted a dormir esta noche? ¿No le ha dicho el recepcionista lo del monstruo de los ojos verdes?

TURISTA- Si, me lo ha comentado, pero estoy muy cansado y no creo que tenga problemas para dormir. Tenga y gracias (dándole una propina).

BOTONES- Muchas gracias señor que descanse. El desayuno es de siete a nueve de la mañana.

El turista se desnuda, se pone el pijama y se mete en la cama, esperando dormirse pronto por el cansancio.
Pasados unos minutos tras haber apagado la luz, se escucha una voz que dice:

MONSTRUO- Soy el monstruo de los ojos veeeerdeeees, la pesadilla de los hueeespedeeeees.


 El turista hace caso omiso, e intenta seguir con su descanso, pensando... valla el cabrón del monstruo este, ¿a que no me va a dejar tranquilo?

Pasados unos minutos, vuelve el monstruo a la carga.

MONSTRUO- Soy el monstruo de los ojos veeeerdeeees, la pesadilla de los hueeespedeeeees.

TURISTA- Mira monstruo, he conducido seis horas, se me ha estropeado el coche, he andado 20 Km,  estoy reventado de cansancio ¿Puedes dejarme dormir? Por favor.

El monstruo no contesta y pasados unos minutos vuelve con su cantinela.

MONSTRUO- Soy el monstruo de los ojos veeeerdeeees, la pesadilla de los hueeespedeeeees.

TURISTA- Mira monstruo, ven pa'ca cabrón que te los voy a poner morados, hijo puta.


Ja, Ja, Ja, Ja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR