lunes, 18 de marzo de 2013

Ginecólogo y novicia

Una monja novicia de 20 años, acude a la consulta de un ginecólogo de confianza, porque tiene un hipo persistente, además de molestias en la zona inguinal y bajo vientre. 
La novicia le cuenta al ginecólogo, que desde hace unos meses se siente hinchada, con molestias y dolores que no remiten. 
Por otro lado, siente como se le mueven las tripas como si tuviese algo dentro.

Ginecólogo y novicia


GINECÓLOGO- Buenos días, usted dirá hermana. ¿Qué le pasa?

NOVICIA- Mire usted doctor, tengo un hipo persistente que me produce muchas molestias, aparte, desde hace unos meses me siento hinchada y con unos dolores en mis partes intimas que no remiten. Además, siento como si algo se moviese dentro de mí y cuando esto ocurre, es cuando más me molesta y duele. ¡¡¡Estoy desconcertada doctor!!!


El ginecólogo procede a explorar a la monja novicia exhaustivamente, le hace recoger una muestra de orina para su posterior análisis  y tras la exploración, le comenta:

Ginecólogo y novicia

GINECÓLOGO- Mire usted madre novicia, tengo que decirle que los síntomas que usted tiene, son todos característicos de un proceso de gestación. Al parecer, por los síntomas que usted me ha dicho, está usted embarazada de al menos tres meses.

NOVICIA- ¿Como doctor?  ¡No puede ser! ¿Qué dirá la madre superiora? Me va a matar cuando se entere de esto. No sé cómo se tomaran en el convento esta noticia, pero estoy segura, que va a sentar como una bomba.

Al día siguiente, se persona en la consulta del ginecólogo la madre superiora del convento, furiosa, enfadada, casi colérica y muy molesta, para hablar del incidente del día anterior con el Sr. ginecólogo.

MADRE SUPERIORA- ¡Insensato! ¿Está usted loco? ¿Como se le ocurre decirle a la madre novicia que está embarazada? No sabe usted, la que se ha liado en el convento con la noticia. Ha hecho saltar todas las alarmas. La noticia ha llegado hasta los oídos de Monseñor el Cardenal y viene de camino hacia el convento. Esas cosas, no se comunican directamente a las novicias, sino que se me comunican a mi primero. Se ha saltado usted, todos los protocolos establecidos para estos casos.

GINECÓLOGO- De eso quería yo hablarle madre superiora. No sabe usted, el susto que me llevé al comprobar los análisis de orina y ver, que no había nada, de nada. La novicia, no está embarazada y lo que tiene, son molestias producidas por una acumulación de gases. Padece trastornos digestivos que le hacen acumular gases, y esos mismos gases, le producen los síntomas del dolor etc.


MADRE SUPERIORA- ¿Susto? ¿Susto? 
¡¡Susto dice el buen señor¡¡ ¡¡Usted no sabe lo que es un susto!! ¡¡¡Susto el que nos hemos llevado nosotras, cuando ayer por la tarde, saltó el padre Francisco desde la torre del convento!!!


Ginecólogo y novicia



4 comentarios:

  1. Jajaja menudo susto si.... El padre Francisco si que llevó buen susto para acabar saltando desde la torre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja no es para menos!!! Viendo el rumbo que está tomando la iglesia, vete tú a saber que le habrían hecho de ser suyo el embarazo!!! 😂😂😂😂😂
      Gracias por dejar tu comentario amigo!!!

      Eliminar
  2. Ser católico para toda mi vida sólo puedo creer que el padre Francisco fue la base saltando desde la torre para la recreación y su paracaídas no se abre, ¿verdad? Esa es la forma en que habría sido si esto se llevó a cabo en la tierra de Trump!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja vuelves a arrancarme unas valiosas risas, con tu genial comentario hermana. Se ve que tu presidente Trump, te cae a las mil maravillas!!!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.
HLR