lunes, 20 de mayo de 2013

El cielo puede esperar

Un hombre fallece y en su camino hacia la luz, llega al cielo. Una vez allí,  en admisión le preguntan:
SAN PEDRO- ¿Nombre y apellidos?
MANOLO- Manolo Gutiérrez Gálvez.
SAN PEDRO-
 Vaya por Dios, no me aparece usted en pantalla.
MANOLO- Pero, ¿Y eso?, si yo he sido muy bueno durante toda mi vida, ¡Muy bueno!
SAN PEDRO- Pues no sé, va a tener usted que pasar por el infierno y preguntar allí.
MANOLO- Pero, joder, si yo... ¡Qué follón!
SAN PEDRO- Nada, nada, ya le digo yo, que su nombre no aparece en la pantalla, y por favor, no nos interrumpa que tenemos mucho trabajo.
El hombre, tras ser expulsado de la recepción del cielo, llega al infierno para preguntar de nuevo allí:
SAN GABRIEL- ¿Nombre y apellidos?
MANOLO- Manolo Gutiérrez Gálvez.
SAN GABRIEL- Uhm, no me aparece usted en pantalla, va a tener usted que pasar por el purgatorio. Tal vez allí, si tengan referencias suyas.
MANOLO- Pero oiga, ¿Qué dice? ¡No pueden ustedes, marearme de esta manera!
SAN GABRIEL- Sí, claro que sí podemos y además, no me entretenga con sus problemas. ¿No ve que estoy ocupado con los nuevos ingresos?
Ahora Manolo llega al purgatorio y de nuevo, vuelta a preguntar por su destino.
SAN JUDAS- ¿Nombre y apellidos?
MANOLO- Manolo Gutiérrez Gálvez.
SAN JUDAS- No, no me aparece usted en pantalla, esto debe ser que aun no ha llegado su hora de morir, tiene usted que reencarnarse de nuevo. Puede usted elegir, entre un rinoceronte Africano o una gallina ponedora andaluza.
MANOLO- Pero... no entiendo. ¿Qué hago yo aquí entonces?
SAN JUDAS- Ni pero, ni leches, a reencarnarse ahora mismo.
De repente Manolo, aparece en una granja convertido en gallina y entre otras dos gallinas iguales que el.

El cielo puede esperar

MANOLO- Esto… perdonad. ¿A vosotras también os han obligado a la reencarnación?
GALLINAS- Si, por desgracia, si.
MANOLO- ¿Y aquí, qué hay que hacer?
GALLINAS- Pues, poner huevos todos los días.
MANOLO- ¿Y eso, como lo hago?
GALLINAS- Como sea, porque si no, te pasan a la sala de despiece y ahí se acaba todo.
MANOLO- ¿Y cómo se ponen los huevos?, yo no he puesto huevos en mi vida.
GALLINAS- Pues apretando, apretando mucho.
MANOLO- ¿Apretando?
GALLINAS- Sí, sí,  apretando mucho, aprieta, aprieta.
MANOLO- Gghrmhnrrrmeegrnmnmgreggmmh...
LA MUJER DE MANOLO- ¡Manolooo! ¡Manolooo! ¡Despierta, que te estás cagando en la cama coño!

El cielo puede esperar




No hay comentarios:

Publicar un comentario