viernes, 25 de octubre de 2013

Un marido apasionado en el sexo

En pleno invierno, una señora que está medio dormida en su cama, escucha llegar a su marido del trabajo.
Mira el reloj y ve, que son las 11:50 de la noche. Entonces, siente como él se acerca despacio, se quita toda la ropa, la destapa cuidadosamente, la acaricia suavemente, (casi de manera furtiva), como recorriendo suavemente la periferia de todo su cuerpo.
Ella, siente cómo su cuerpo, reacciona inmediatamente a las caricias que él le proporciona. Se le erizan todos los vellos del cuerpo, se le endurecen los pezones y se le humedece todo su aparato genital.
El marido, toma sus manos y las recoge con cuidado, mete una de sus manos por su espalda, y llega atrevidamente hasta sus zonas más íntimas, donde palpa con suma delicadeza.

En ese momento, la señora ya está que arde, jadeante y deseosa de que su marido pase a la siguiente fase. Entonces, sus piernas son bruscamente separadas. La mujer, siente que la pasión perdida durante meses ha regresado por fin a su marido. Le encanta, sentir cómo su hombre, apoya sobre ella todo su peso agarrándola fuerte y palpando su cuerpo enteramente. La enerva y excita, sentir en su nuca el cálido aliento de su marido. Ella se prepara para lo mejor, levanta las caderas ofreciéndose, separa y flexiona sus piernas, se dispone a ser tomada, cuando de pronto, su marido suelta bruscamente sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda boca arriba en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta:
Un marido apasionado en el sexo
-¿Qué coño te pasó? ¿Ya está, eso es todo, así me dejas?
Él responde:
- Ya cielo.
- ¿Ya? ¿Ya qué, grandísimo cabrón?
- Ya duérmete de nuevo, mi cielo. Ya encontré el mando de la televisión, que es lo que estaba buscando.
Un marido apasionado en el sexo




No hay comentarios:

Publicar un comentario