martes, 26 de noviembre de 2013

Errores de interpretación paternos

Un sacrificado y trabajador padre, llega a su casa, después de haber estado todo el día trabajando con el camión. A su llegada al hogar, se encuentra a su hijo de 9 años jugando en el salón, con unos pequeños juguetes desmontables. 
Después de saludarlo y darle un cariñoso beso en la cara, le pregunta:
- ¿Con qué juegas Carlitos?
Y el hijo le contesta...
- Con lo que me sale de los huevos papá.
- ¿Qué has dicho?... ¡¡¡Zas!!! 
Y le mete un guantazo en toda la boca al niño, que le arranca hasta un diente.
Entonces el niño angustiado, corre en busca de su madre que está en la cocina, y le dice llorando:


- ¡¡¡Mamá... ya no quiero que me compres más huevos Kínder!!!
- ¿Por qué Carlitos?
- Porque papá se mosquea mucho, cuando le digo que juego con las sorpresas que traen dentro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario