sábado, 22 de junio de 2013

Una vecina hermosa y aprovechada


Después de terminar mis vacaciones y volver de nuevo al bloque de pisos de mi gran ciudad, la hermosa mujer que vive frente a mi puerta y que es mi vecina, llama al timbre de mi puerta.
Miro por la mirilla y al verla tan hermosa como siempre, me acicalo, y abro apresuradamente la puerta. Entonces ella, con voz suave y melosa  me dice:

VECINA- Hola Juan, buenas tardes... ¿Ya estas de vuelta de tus vacaciones?
Mira Juan, acabo de llegar de la oficina y estoy con unas ganas locas de divertirme, de emborracharme y de hacer el amor desenfrenadamente durante toda la noche. 
A ver, como te lo diría... ¿Tú estás ocupado esta noche?

JUAN- ¡Claro que no! Cuenta conmigo para lo que sea.

VECINA- Entonces... ¿Puedes cuidar a mi perro?


Ja, Ja, Ja, Ja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario