martes, 11 de febrero de 2014

Llamada de teléfono a la Comandancia de Marina

Este chiste va, de un matrimonio con 15 años de vida matrimonial en común, que ya está metido en la cama, a las doce y media de la noche.
Ella -que se acostó un poco antes- está ya medio dormida, él está despierto, leyendo un libro de su autor favorito.
En ese momento, reciben una llamada de teléfono, y lo coge el marido.

- ¿Dígame? ¿Como dice usted? Creo que se ha confundido usted señor. No, no, no...  Ya le digo, que se ha confundido usted. Nooo, para ese tipo de información que me solicita, tiene usted que llamar, a la Comandancia de Marina.
Eso es... sí señor, sííí a la Comandancia de Marina, ahora lo ha entendido, eso es, no, nooo, el número no se lo puedo decir. ¿Por qué? Pues… porque no lo sé, pero vamos... que seguro que el número, viene en la guía de teléfonos.
Solo tiene usted que buscar Comandancia de Marina y ahí, le vendrá el número de teléfono, y así, podrá realizar usted la llamada de teléfono correcta.
No, no sé, ya le digo que no, no se preocupe usted, no se sienta culpable, no es molestia, si yo aún no estaba dormido, leía un libro, no hombre, no se preocupe que ya le digo, que no estaba dormido, que no me ha molestado la llamada de teléfono. No hombre, que no es molestia, no se preocupe usted, vale igualmente, buenas noches.
Entonces, la mujer que ha estado escuchando toda la conversación que ha mantenido el marido por teléfono, le pregunta:
- Paco... ¿Quién era el que hacia la llamada de teléfono a estas horas de la noche?

Llamada de teléfono a la Comandancia de Marina

- Nada... no te preocupes cariño, duerme tranquila, era uno que se ha confundido de número, y me estaba preguntando, que si había moros en la costa.
Llamada de teléfono a la Comandancia de Marina

No hay comentarios:

Publicar un comentario