sábado, 1 de febrero de 2014

Jaimito, su madre prostituta, y el ginecólogo abusador

La madre de Jaimito, -prostituta de profesión- acude un día, a la consulta de un afamado ginecólogo.
La mujer, se presenta en la consulta con Jaimito, su hijo de 9 años, -pero muy espabilado para su edad-.
Al entrar los dos en la consulta, el ginecólogo le dice a la mujer:

-Señora su hijo debe esperar fuera, no creo que con su edad, este preparado para ver ciertas cosas de mayores.
La mujer  le responde al ginecólogo:
- No se preocupe doctor, -debido a la profesión que ejerzo- él ya sabe muchas cosas acerca del sexo, nosotros se lo hemos explicado todo en casa, muy didácticamente.
El ginecólogo sonríe sarcásticamente, y le hace una pequeña prueba a Jaimito -el hijo de la señora-. Agarra con fuerza a la mujer de los pechos, y sobándoselos lascivamente, le pregunta al niño:
- A ver... ¿Qué es lo que le acabo de hacer a tu madre?
- Acabas de tocarle y sobarle las tetas de forma lasciva a mi madre.
Curioso el ginecólogo, quiere saber que más sabe el niño  acerca del sexo, y procede a hacerle sexo oral -un cunnilingus vamos- a la mujer.
Tras terminar el ginecólogo lo que estaba haciendo, le vuelve a preguntar a Jaimito:
- ¿Y ahora qué, que reconocimiento le he hecho a tu madre?
Jaimito sin cortarse ni un pelo le dice al ginecólogo:
- Acabas de hacerle un cunnilingus de libro y en toda regla a mi madre, y creo que te arrepentirás.
El ginecólogo, está impresionado por los conocimientos en practicas sexuales de Jaimito, así que coge a la madre, la recuesta hacia delante en la camilla, y se la beneficia fogosa y ardientemente.
De nuevo cuando termina, le pregunta al pequeño Jaimito:
- ¿Y ahora qué diablos acabo de hacer?
El niño, nuevamente hace uso de sus amplios conocimientos en materia sexual y le contesta al aprovechado ginecólogo:

Jaimito, su madre prostituta, y el ginecólogo abusador


- Ahora, pedazo de gilipollas, aprovechado y prepotente, acabas de contraer sífilis, en la boca, y en el pene.
Para que te enteres, esa era la razón, por la que vinimos a verte. ¡¡¡Capullo!!!
Jaimito, su madre prostituta, y el ginecólogo abusador

No hay comentarios:

Publicar un comentario