miércoles, 30 de abril de 2014

Aniversario de bodas del dentista infiel

Un hombre felizmente casado desde hace años, olvida que es el día de su aniversario de boda. Al llegar a su casa, tras un duro día de trabajo, le espera impaciente su mujer, que le dice:
- Hola José... ¿Amor, a que has vuelto a olvidarte otra vez?
El, -un poco desconcertado por la pregunta- responde:
- ¿De qué, cielo? ¿De qué me he olvidado?
- ¡¡¡Hoy cumplimos 5 años de casados!!! ¡¡¡Es nuestro quinto aniversario!!!
Contesta ella con entusiasmo.
Él, -sabiéndose descubierto sin coartada- sale al paso como puede.
Aunque ella, antes de darle tiempo a pensar, le dice:
- Cari... Mi vida, quiero que me lleves a cenar, a ver un buen espectáculo, a bailar y que luego me hagas el amor ardientemente hasta caer agotados.
- ¡Justamente eso, era lo que tenía planeado para esta noche cariño! Pero iba a ser una sorpresa.
Ella le interrumpe diciéndole:
- Bueno, hoy quiero algo especial José, quiero que me lleves al Libind Sex a ver su espectáculo erótico.
- ¿Queeeeé?, ¿Tú estás loca?, ¡¡¡Eso es un antro para salidos!!! ¡¡¡Yo ahí no voy!!!
Pero ella, le contesta con autoridad femenina:
- ¡¡¡No hay más que hablar!!! ¡¡¡Quiero que me lleves allí, a ese antro, y punto!!! Ya lo he decidido, tengo curiosidad por verlo, y saber como es.
Llegada la noche, se ducharon juntos, se vistieron elegantemente, y fueron donde ella había planeado y pedido que le llevase.
Al llegar al Libind Sex y hablar con el portero, este les dijo:
- ¡¡¡Dentista!!! ¡Qué gusto verle de nuevo! Hoy viene gratamente acompañado picarón.
La mujer, sorprendida por la familiaridad demostrada por el portero, le dice al marido:
- José... ¿Te dijo dentista? ¿Te conoce ese hombre? ¿De qué?
El marido, no sabe cómo salir del atolladero en el que se encuentra, y le contesta a su mujer:
- ¿Ehhh?... ¡¡¡Claro que me conoce!!! ¡¡¡Cómo no me va a conocer!!! Este tipo trabaja en el edificio de mi consulta. Es el encargado del mantenimiento del edificio.
Después, -apenas entraron por las puertas-, el director del ballet de las vedettes le dijo a él:
- ¡¡¡Buenas noches!!! ¿Cómo le va dentista? ¡Qué alegría verlo otra vez por aquí!
La mujer, saltó de nuevo sorprendida y enojada:
- ¿José, qué dice éste? ¿Qué dijo?... ¿Qué bueno verte otra vez? José... ¿Tú has venido antes a este sitio?
- ¿Yo? ¿Qué dices Mari, tú estás loca? ¿A este antro voy a venir? ¡¡¡Y solo además!!! Esto pasa porque a todos les dicen lo mismo. Estos lugares libidinosos son así.
Ya dentro del local, los recibió Andrés, el gerente y relaciones públicas del local.
- ¿Como esta dentista? ¡La mejor mesa, como siempre! ¿Verdad?
La mujer que no aguanta más, le recrimina al marido:
- ¿Este cabrón, también es empleado del edificio de tu consulta José? ¡¡¡Te voy a matar cabronazo!!! ¡¡¡Tú no me engañas!!!
- No... ehh... A ver... No, Mari. ¿Cómo te explico? Este señor me conoce, porque es al que le compré, tu nuevo coche deportivo.
La mujer fuera de sí, y muy enojada le dice al marido:
- Me estás diciendo mentiras, una detrás de otra... ¡Cabronazo! ¡¡¡Y me las vas a pagar, te lo aseguro!!! ¡¡¡Tú sabes cómo las gasto!!!
En ese justo momento, apareció la vendedora de cigarrillos con un corsé ajustado, un pequeño tanga, unas medias  negras de malla de red y un liguero,  y le dice con voz melosa:
- ¡Hola, mi Reeeeeeeeyy!, ¿Te doy tu Cohiba de siempre corazón?
La cigarrera, se puso el habano entre sus dos grandes y turgentes pechos y le dijo:
- ¡Mete tu manita, y saca el habanito calentito mi amor! ¡¡¡Tú sabes bien cómo hacerlo!!!
María estaba colérica, a punto de matar a su marido cuando... De repente, se apagaron las luces de la sala.
¡Por fin comenzaba el espectáculo erótico!
El dentista y su mujer, tomaron asiento y comenzó el espectáculo.
Al correrse el telón apareció Jazmín, una mujer rubia, de cuerpo escultural, y súper sensual, -con medidas corporales de 90/60/90- que empezó a hacer un striptease  de escándalo.
Cuando Jazmín se quedó solo con el minúsculo tanguita, -que con dificultad tapaba su depilado pubis- se acercó a la mesa del dentista, y muy mimosa, preguntó en voz alta a todos los asistentes al espectáculo:
- Y ahora... ¿Quién dicen ustedes que me va a quitar el tanguita?
Todos los allí presentes gritaron al unísono:
- ¡Se ve, se siente, el denti con los dientes! ¡Se ve, se siente, el  denti con los dientes!
María no aguantó más, esa era la gota que colmaba el vaso. Salió corriendo despavorida de allí y se metió en un taxi.
El marido la siguió, y la alcanzó dentro del vehículo.
La mujer histérica y encolerizada, empezó a pegarle fuertemente y trató de echarlo fuera del coche diciéndole:
- ¡¡¡Eres el hijo de puta más grande, que he visto en mi vida!!! ¡¡¡No te perdonaré jamás!!! ¿Cómo has podido hacerme esto?

Aniversario de bodas del dentista infiel

María se quitó un zapato y sin pensarlo, comenzó a insultarlo y a pegarle con fuerza en la cabeza.
El taxista, -enseñando una amplia e irónica sonrisa-, miró por el espejo interior del coche y dijo:
- Dentista, mire que hemos llevado a putas locas y desesperadas. Pero... Como esta zorra. ¡¡¡NINGUNA!!! ¿Verdad?

Aniversario de bodas del dentista infiel




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR