jueves, 3 de abril de 2014

El pene y la infancia

Una niña regresa a su casa, después de su jornada escolar en uno de los colegios religiosos, más puritanos y estrictos de Sevilla. A su llegada a casa, se dirige a su padre y le dice:

- Perdón papá, ¿Te puedo hacer una pregunta?
- Por supuesto cariño. 
Le respondió el padre.
El pene y la infancia

- ¿Qué es... "pene" papá?

Preguntó la niña, -con una cara entre el miedo y la duda-.
El hombre (tras escuchar la pregunta) sonrió y le respondió:
- Ven muchachita, siéntate aquí, a mi lado... Verás... Seguramente, lo habrás oído nombrar de otras muchas formas diferentes, esto es algo, que tiene muchos nombres populares.
Entre los niños de tu cole, vas a oír hablar del pito habitualmente.
También lo escucharás con nombres de vegetales como: la zanahoria, el pepino, el nabo, el calabacín etc. Como verás, los apodos que se le ponen, pueden ser masculinos y femeninos.
También se le menciona con nombres de animales como: el pájaro o pajarito, el gusanito, la serpiente etc.
En ocasiones, suelen nombrarlo como instrumento musical, la flauta -por ejemplo-.
O como chacinas o embutidos, tales como: la salchicha, el chorizo, la morcilla y todo tipo de otras denominaciones de fantasía, con forma alargada, cilíndrica, turgente y dura.
Por supuesto, también se suele hablar de él, de forma cariñosa.
Las mamás le dicen a sus nenes: 
"¡¡Hay qué cosita tan linda tiene mi bebé!!"
Pero lo más importante, es que se trata del órgano de reproducción masculino. Que dicho órgano, está compuesto por un glande o cabeza. Que su estructura, está formada por cuerpos cavernosos, que pueden aumentar diez veces su tamaño, y que está cubierto por una piel elástica, que permite su aumento de tamaño desproporcionado.
Su cuerpo lo surcan conjuntamente: “la uretra”, que lleva el pipí al exterior desde la vejiga, “el conducto espermático”, que lleva el esperma desde los testículos a la uretra, y “dos arterias” muy importantes para su funcionamiento.
Cuando el hombre se excita, esas arterias comienzan a bombear sangre “hacia la cabeza y los cuerpos cavernosos”, -los cuales aumentan de tamaño y se endurecen-, para permitir la penetración vaginal y la relación sexual, así como la salida del esperma que lleva las semillitas de la fecundación al órgano femenino, para permitir así la procreación.
Por ejemplo... Así os hicimos mamá y yo, a ti y a tu hermanito.
Pero... ¿Por qué me lo preguntas? ¿Qué ha pasado?
La niña angustiada por la explicación le contesta:

- Es que hoy en el colegio, nos dijeron que se murió el padre de una compañera de clase, y la maestra, nos dijo que tenemos que llevar un euro, para hacerle una misa este sábado.
“Para que su alma "no pene" y descanse en paz”.


El pene y la infancia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR