miércoles, 23 de abril de 2014

Un naufrago afortunado

Pensad por un momento (si sois hombres y además, debéis ser heterosexuales) que vais en un transatlántico haciendo un crucero de placer. Ahora poneros en la tesitura, de que por accidente, cayeseis al agua  y quedaseis a merced del mar...
Si tras pasar semanas naufragando, agarrados a un tronco encontrado a la deriva, llegáis a una isla que supuestamente está desierta... ¿Qué os gustaría encontrar al llegar a dicha isla, para sentiros un naufrago afortunado? ¿Comida, confort, tecnología? 

¿Lo habéis pensado ya?

Mucho debo de equivocarme si no acierto esto.
Yo creo, que la mayoría habrá pedido encontrar la compañía de una mujer, para así, no estar solo en la isla, haciendo que la vida diaria sea más llevadera y divertida. Por otro lado, estoy seguro de que si al llegar a la isla, os encontráis algo como lo que os muestro en la imagen a continuación, seguramente os sentiríais los reyes del Mambo.


Echad una ojeada a la imagen, y decidme si tengo, o no tengo razón.


Un naufrago afortunado

Un naufrago afortunado


No hay comentarios:

Publicar un comentario