domingo, 8 de septiembre de 2013

Que te sodomicen, puede ser el mejor de tus males

Dos grandes y musculosos sujetos, entran en un apartamento arrastrando por los brazos a un muchacho flaco y endeblucho.


Dentro hay un negro gigantesco llamado Big Leroy, que está muy sudoroso, hediondo, con cara de hijo de puta redomado, tiene un palillo en la boca, y está limpiándose las uñas con un machete súper afilado de cortar cocos.

Que te sodomicen, puede ser el mejor de tus males

Uno de los dos grandes y musculosos sujetos dice: 
- Oye Big Leroy, el jefe ha mandado que te folles hasta la saciedad a este tío... y ha recalcado que lo hagas bien.
Dice que es para que aprenda, a no hacerse el valiente con la gente del barrio. 
La víctima, grita desesperada e implora perdón al gigantesco negro. Pero Leroy apenas si asiente con la cabeza, ignorando por completo los lamentos del chico: 
- Déjenlo ahí en ese rincón, ya me encargo yo de ese hijo de puta dentro de un momento. 
Cuando los dos hombres salen, el muchacho dice: 
- Sr. Leroy, por favor, no me haga eso, déjeme ir por favor que yo no le diré a nadie, que usted me ha dejado ir sin darme mi merecido castigo... 
Entonces muy enojado, Leroy le dice:  
- ¡Cállate!  ¡Cierra la boca, y quédate quieto ahí! ¡Como vea que te mueves del rincón, te arranco los güevos y te los meto en la boca! ¿Entendido mamón? 
Preso del pánico, el enclenque muchacho le contesta... 
- Claro Sr. Leroy, ya no hablo mas. Aquí me quedo quietecito. 
Cinco minutos después, llegan de nuevo los dos hombres arrastrando a otro individuo: 
- Big Leroy… el jefe ha mandado, que le cortes a este elemento las dos piernas, las dos manos, y que le saques los ojos. Para que aprenda, a no llevarse el dinero de nuestro jefe. 
Leroy contesta con voz grave: 
- Déjenlo ahí en ese otro rincón, que ya resuelvo yo ese asunto. 
Pocos minutos después, llegan los mismos hombres, arrastrando a un tercer muchacho. 
Dejando el mensaje del deseo del jefe. 
- 'Big Leroy, el jefe ha dicho, que le cortes la polla a este tipo y que hagas que se la coma él solito. Enfatizando que es para que aprenda, a no meterse nunca más con la mujer del jefe. ¡Ah!, casi se nos olvidaba, ha dicho también que le cortes la lengua y todos los dedos. Para que no haya la mas mínima posibilidad, de que pueda tocar a otra mujer en su vida.' 
Leroy contesta con voz más grave aún: 
- ¡Joder se me está acumulando el trabajo! 
Es igual, ya resuelvo eso.
Ponedlo allí en aquel rincón, enfrente de los otros dos hijos de puta esos. 
Cuando se retiran los dos tipos, el primer muchacho que llevaba ya un tiempo quieto en el rincón sin hablar decide que ha llegado el momento de hablar y dice entonces en voz baja: 
- Se... Se… Señor Leroy, con todo mi respeto, sólo para que usted lo tenga en cuenta y no se vaya a confundir… “Yo soy el primero, al que hay que follarse por el culo”... ¿eh vale?
  
MORALEJA:
Dependiendo de la situación en la que te encuentres, que te den por culo, puede resultar ser incluso…

“UNA BENDICIÓN DEL CIELO”.

Que te sodomicen, puede ser el mejor de tus males

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR