sábado, 28 de diciembre de 2013

Un bombón navideño muy peculiar

Una mujer ama de casa, realiza por la mañana temprano, las compras navideñas para celebrar la noche buena. Al llegar a su casa, saca todo lo comprado y lo pone sobre la encimera de la cocina. Deja allí la compra, y se marcha a limpiar las habitaciones del piso.
Al rato, viene su hijo pequeño de seis años muy alterado y preocupado, gritando...
- Mamá, mamá, los bombones de chocolate negro que has comprado hoy... ¿Son marrones, crujientes y se mueven al tocarlos? 
- ¡¡No hijo, no!! ¿Pero qué dices, estás loco? ¿Cómo van a moverse unos bombones?
- ¡¡Anda!! Pues... entonces, creo que me he comido una cucaracha que había en la caja.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR