viernes, 23 de mayo de 2014

El entrevistado

Un hombre, se presenta en una Multinacional de las más importantes del mundo, para realizar una entrevista de trabajo.
Dicha entrevista de trabajo, es para cubrir un puesto de gran responsabilidad en la empresa. La misma, la realiza, el Director General Regional de la Multinacional.
Al entrar el entrevistado en el despacho del Sr. director, este, le invita a que tome asiento, y posteriormente le dice:
- Mire usted, he estado viendo su currículo, y es verdaderamente impresionante. Aquí pone que usted habla correctamente inglés. ¿No?

El entrevistado contesta:
- Si, si, es cierto, cuando era pequeño, me mandaron a Londres con una tía mía, -mi tía Lorena- y hablando con los chavales en la calle, conseguí terminar hablando inglés perfectamente.
El director lo mira a la cara y le dice:
- Muy bien, pero también pone aquí, que usted habla perfectamente el francés ¿No? ¿Y eso?
El entrevistado contesta nuevamente con seguridad:
- Mire usted, es que mi madre es francesa, ¿Sabe usted? Y estuve veinte años -con ella- viviendo en París. Continuamente ella me decía, “Tú tienes que hablar Francés”. Total, que obligado por mi madre, terminé dominando el francés perfectamente.
El director, está asombrado, con la soltura con la que responde el entrevistado, y le dice:
- Perdone, pero... Aquí pone, que también habla usted el alemán.
El entrevistado -ágil mentalmente- le contesta de nuevo:
- ¡Claro! Es que mi padre nació en Berlín. ¿Sabe usted? Mi padre era alemán, natural de Berlín. Trabajaba en la casa Mercedes, y habitualmente, me llevaba allí de vacaciones con el coche. Por eso, terminé hablando alemán correctamente.
El director lo escucha atentamente, y le dice a continuación:
- ¡Qué bien! ¡¡Muy bien joder!! Pero, veo que también conoce, y habla usted, italiano.
Nuevamente sin titubeos, el entrevistado responde:
- Bueno, el italiano lo aprendí, porque tuve un ligue en Roma. Conseguí ligarme a una tía impresionante en Guiusepla, que tenía una pizzería, y no vea usted, aprendí rápido, me llevaba la tía a los Carnavales allí en Venecia y hablábamos largo y tendido.
El director no sale de su asombro con el entrevistado, y le dice:
- Pero... ¿También habla usted portugués? ¡No puede ser!
El entrevistado, con su habitual elocuencia y desparpajo, le contesta:
- ¡Si señor! ¡Claro que hablo portugués! Pero eso es, porque en los veranos, me voy a Portimao de camarero, a la discoteca que tiene allí Cristiano Ronaldo.
¡Por eso, hablo tan bien portugués!
El director, no necesita ya más pruebas, y le dice:
- ¡Joder qué bien! Queda usted contratado. Dudo mucho, que pueda encontrar a alguien, que iguale su perfil curricular.
Tan solo me queda una pregunta, por curiosidad. ¡Por favor! Hablando y conociendo tantas lenguas diferentes, usted cuando piensa... ¿En qué piensa?
Y el tío le contesta:

El entrevistado

- ¡¡¡Joder!!! Pues yo, como todo el mundo... ¡¡¡En follar!!!

El entrevistado



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR