lunes, 19 de mayo de 2014

La Matrícula de Honor

En Sevilla, un joven estudiante de tercero de Derecho,   -habiendo suspendido el examen final-, busca conseguir “Matrícula de Honor”.
Para ello, entra en el rectorado a reclamar a su severo catedrático -célebre por su aguda mente jurídica- y le pregunta:
- Profesor… ¿Ud. entiende realmente todo lo referente a la asignatura que imparte?
El catedrático le contesta impasible:
- Creo que sí joven, de otro modo, no sería catedrático en derecho. ¿No le parece?

El joven, permanece en silencio durante algunos segundos y luego, le contesta:
- Muy bien señor.  Entonces, me gustaría formularle una fácil pregunta, que seguro usted, sabrá contestar.
Si usted puede darme la respuesta correcta, aceptaré gustosamente haber suspendido su asignatura, de lo contrario, tendrá que darme usted “Matrícula de Honor” en la misma. ¿De acuerdo? ¿Acepta usted el reto?
El profesor -muy seguro de sus conocimientos- le pregunta al joven estudiante:
- Bien joven… ¿Cuál es su pregunta?
El joven toma aire, traga saliva y le dice:
- Lo que le voy a preguntar profesor, es muy sencillo y fácil de contestar:
¿Qué es LEGAL pero no LÓGICO, LÓGICO, pero no LEGAL y ni LÓGICO ni LEGAL?
¿Lo sabe usted profesor?
Por mucho que el profesor se estruja su célebre mente jurídica, no consigue dar con la respuesta acertada. Así que se da por vencido, y cambia el suspenso del estudiante por una “Matrícula de Honor” en su asignatura. 
Durante todo el resto del día, el profesor sigue devanándose los sesos con la maldita pregunta.
Al día siguiente, convoca a los estudiantes más brillantes de su clase, y les anuncia, que tiene una pregunta muy difícil para ellos.

La Matrícula de Honor

Todos los asistentes quedan atónitos, esperando que el profesor exponga la difícil pregunta.
Este, -haciéndose el culto e importante- les dice:
- Alumnos… ¿Qué es LEGAL pero no LÓGICO, LÓGICO pero no LEGAL, y ni LÓGICO ni LEGAL?
¿Sabría responderme alguno de vosotros?
Para su sorpresa y vergüenza, todos los estudiantes, alzan la mano a la vez para contestar.
El profesor, impresionado por la celeridad con la que han levantado la mano, le pide la respuesta a su estudiante favorita. 
- ¡Está bien! Usted, María José. ¡Dígame la respuesta!
María José, se siente alagada por el profesor y le contesta:
- ¡Es muy fácil, profesor! Veamos… Ud. tiene 70 años y está casado con una bella mujer de 25, lo cual es LEGAL, pero no LÓGICO.
Su mujer, tiene un fogoso amante de 22 años, lo cual es LÓGICO, pero no LEGAL.
Y el amante de su mujer ha suspendido el examen final y Ud. le acaba de dar “Matrícula de Honor”, lo cual no es ni LÓGICO ni LEGAL.
¿Tengo razón profesor?

La Matrícula de Honor

 Moraleja:

Por muchos conocimientos que amasemos en nuestra mente, jamás debemos darlo todo por sabido, ya que siempre hay alguien, que puede enseñarnos algo nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario