miércoles, 14 de mayo de 2014

El romanticismo masculino

¿Cuando nació el romanticismo masculino?
El romanticismo masculino podríamos decir, que tiene una dilatada y longeva existencia;
“La Prehistoria”.
Pero... ¿Existen realmente los hombres románticos hoy día?
La mayoría de mujeres en la actualidad, dirán que ¡NO! a esta pregunta, aunque no ciertamente tiene por qué ser así.
El verdadero romanticismo masculino nace y se desata, cuando el hombre en cuestión, está interesado en conseguir algún favor de la mujer y este lleva implícito, un sacrificio por parte de ella.
Por ejemplo:
Un hombre quiere asistir a un partido de fútbol, que su equipo juega fuera de su ciudad, pero además, quiere asistir solo, y quiere que su mujer, se quede en casa haciendo sus labores domésticas sin rechistar.
Ahí, justo ahí, es donde nace y se desata el romanticismo masculino más creativo y profundo. Justo en el momento, en el que él quiere, que su pareja se sacrifique por complacer sus deseos. 
“Es el llamado egoísmo romántico masculino
Pero todavía hay un caso, en el que el romanticismo masculino nace (si cabe aún) con más ímpetu y virulencia.
Este es el caso de los llamados favores sexuales.
Cuando un hombre busca favores sexuales de una mujer, es capaz de sacar al D. Juan Tenorio que lleva dentro, para que aflore el romanticismo masculino  de su interior, y llegar a decir, las cosas más absurdas y pintorescas, que una mujer pueda llegar a escuchar de boca de un simple y vulgar hombre.
Para complementar este escrito, aquí os dejo una imagen que refleja fielmente, lo que acabo de intentar explicaros.

Lo entenderéis en cuanto la veáis.


El romanticismo masculino


El romanticismo masculino

No hay comentarios:

Publicar un comentario