miércoles, 28 de mayo de 2014

Productividad en España, tras las reformas laborales

En 2.011 -con la nueva reforma laboral propuesta por el Sr. Zapatero- se celebró una carrera de remo por equipos (en el río Guadalquivir), entre empleados de una empresa japonesa y otra española -de las más importantes del panorama nacional-.
 Se dio la salida a dicha carrera, y los japoneses, empezaron a destacarse desde el primer momento, llegando a la meta, con una hora de ventaja sobre el equipo español.

La dirección de la empresa española, analizó las causas de tan amarga derrota deportiva y advirtió, que el equipo japonés estaba compuesto por 9 remeros de élite con experiencia y un jefe de equipo con alta formación y capacitación. Mientras que la tripulación española, la componían 9 jefes de equipo sin estudios y un remero en formación.
Tras una reunión de urgencia de la directiva, se decidió, adoptar las medidas oportunas para solventar dicho desaguisado deportivo.

En 2.012, -tras la reforma laboral del Sr. Rajoy- se volvió a disputar dicha carrera de nuevo.

La tripulación japonesa -esta vez- llegó dos horas y media antes que la española. La Dirección se volvió a reunir y, tras un sonoro rapapolvo a la gerencia de la misma, concluyeron que:
Los japoneses habían repetido estrategia de equipo (9 remeros de élite con experiencia y 1 jefe de equipo con alta formación y capacitación) mientras que la innovadora tripulación española, -reestructurada tras las eficaces medidas tomadas el año anterior- estaba compuesta por:
 
1 Jefe de servicio con educación primaria.
2 Asesores sin formación.
6 Jefes de sección sin formación y...
1 Remero con experiencia.

En 2.013 tras largas reuniones ejecutivas, y encargar una innovadora reestructuración al departamento de nuevas tecnologías, la ventaja de los japoneses -en dicha carrera- fue de cuatro horas de diferencia.

El equipo directivo español, se reunió de urgencia para analizar las causas del nuevo desastre deportivo. Comprobó, que el equipo nipón había optado por la ya tradicional formación de equipo (1 jefe de equipo con alta formación y capacitación además de 9 remeros de élite con experiencia), mientras que el equipo español, -tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del departamento de Organización-, optó por una formación mucho más vanguardista y acorde a los tiempos que corren, formada por:

1 Director con la ESO sin acabar.
1 Jefe de servicio con EGB.
2 Jefes de sección con plus de productividad (sin estudios).
2 Asesores sin ningún tipo de formación.
1 Auditor de Price Waterhouse y...
Vigilante de Seguridad (habilitado por el Ministerio del Interior) que no quitaba ojo al único remero de la tripulación -con carrera universitaria terminada y cinco Másteres en dirección de empresas-, al que habían amonestado y castigado, bajándole el sueldo un 40% y quitándole todos los pluses e incentivos, tras el fracaso sufrido en la regata del año anterior.

Tras varias horas, de consecutivas reuniones urgentes de la cúpula directiva, se acordó, que para la regata de 2.014, el remero sea un becario, o en su defecto, lo proporcione una contrata externa, siempre en un contrato por horas, que no exceda la media jornada.

El candidato será entrevistado, cribado por los órganos competentes, y deberá cumplir los siguientes requisitos:

1º- Amplia experiencia laboral, demostrable a través de Vida Laboral por triplicado y compulsada, por tres organismos oficiales competentes.
2º- Una formación mínima de: dos Grados, o licenciaturas Universitarias, y diez Másteres -terminados estos-  con matrícula de honor.

Tras arduas reuniones de la cúpula directiva, con sus jefes de servicio y asesores, se determina, que ha quedado demostrado fehacientemente que:
“A partir del vigésimo quinto kilómetro de regata, se ha venido observando, cierta desidia y dejadez en el remero de plantilla, con la correspondiente pérdida de productividad”. 
Actitud esta, que roza un escandaloso pasotismo laboral.
Con comentarios despectivos del tipo:
“El año que viene, va a volver a remar en estas condiciones, su puta madre” 
Dicho comentario, fue hecho por el remero, justo al llegar a la línea de meta.

Productividad en España, tras las reformas laborales


La conclusión técnica de la dirección de la empresa fue unánime:

¡¡¡El remero es un incompetente, supone un alto coste salarial para la empresa, tiene muy baja experiencia laboral, y carece de la formación adecuada para el puesto que ocupa!!!

Productividad en España, tras las reformas laborales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR