jueves, 19 de junio de 2014

Que Jaimito rapee matemáticas

En un colegio público estatal, una nueva profesora de sustitución para matemáticas, decide enseñar las matemáticas a los niños, de una manera totalmente diferente.
Decide enseñarles las matemáticas, haciendo un uso conjunto con la música, y les dice:

- Bueno niños, hoy vamos a tener, una clase muy diferente de matemáticas. Vamos a ver. A cada uno de vosotros os voy a escribir un número en la pizarra, y vosotros, por medio de una canción popular, tendréis que realizar una suma, que dé como resultado, el número escrito por mí en la pizarra.
Después, comprobareis que el resultado de vuestra canción, coincide con el número escrito por mí en la pizarra y listo.
¿Os ha quedado claro a todos?
Todos los niños -excepto Jaimito- contestaron al unísono... 
- ¡¡¡Sííííííí señorita, que bien!!!
Jaimito por su parte, permanece en silencio y piensa:
- Esta nueva profesora, me va a poner difícil, la clase de matemáticas de hoy.
¡Pues, ya veremos quién sale victorioso de esta clase de hoy!
La profesora, comienza el turno de preguntas por Luisito y le dice:
- A ver Luisito, pasa aquí junto a la pizarra, que vamos a comenzar el ejercicio.
La maestra coge una tiza y escribe el número 16 en la pizarra, diciéndole a Luisito:
- Tienes 10 segundos para contestar, y comienza el tiempo... ¡Ahora!
Luisito piensa durante un momento y contesta:
- Señorita, ya lo tengo, le canto la suma:
2 y 2 son 4,
4 y 2 son 6,
6 y 2 son 8,
 y 8 dieciséis.
¡¡¡Coincide señorita, coincide!!!
La profesora felicita a Luisito diciéndole:
- ¡Muy bien Luisito! Muy ingenioso y original.
¡Continuemos chicos!
La profesora, pone a cada niño de la clase -uno por uno- un número, que todos terminan resolviendo, no sin dificultad.
Llegado el turno de Jaimito, la profesora con una sonrisa y cara malvada piensa...
-“Este debe ser Jaimito, el niño que mi compañera dice que es tan avispado y burlón” Pues bien... "Ahora, yo sí que te voy a joder, Jaimito".
La profesora lo mira desafiante, coge la tiza, y le escribe el número 23 en la pizarra.
A los 9 segundos, Jaimito se pone de pie, se acerca a la pizarra y le dice:
- Señorita, ¿Vale rapear para resolver el número?
La señorita piensa durante un par de segundos y le dice:
- ¿Rapear? Uhhmmmm... No sé, rapear, no es una canción popular.
Los demás niños, empiezan entonces a gritar todos juntos:
- ¡¡¡Que Jaimito rapee!!! ¡¡¡Que Jaimito rapee!!! ¡¡¡Que Jaimito rapee!!! ¡¡¡Que Jaimito rapee!!! ¡¡¡Que Jaimito rapee!!!
La profesora se siente coartada por los gritos de los niños y accede a que Jaimito rapee.
- ¡¡¡Bien niños, callaros!!! ¡¡¡Callaros ya!!! Jaimito, puedes rapear la suma, te doy mi permiso.
Y Jaimito -con su típica sonrisa sarcástica- comienza su melodía rapera.
Esta nueva profesora,
estúpida y soez,
con esta tonta cuenta,
me quiere a mí joder.
Con los dedos de mis manos,
con sus dedos de los pies,
con mi picha y sus dos tetas…
¡¡¡Suman veintitrés!!!
Que Jaimito rapee matemáticas


¿Coincide señorita, coincide?
Que Jaimito rapee matemáticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR