jueves, 30 de enero de 2014

El gallego y la esposa infiel

Un gallego, de una pequeña aldea cercana a Santiago de Compostela, lleva casado más de quince años con su mujer. Un día, se da cuenta, de que su mujer lo engaña con otro hombre de la aldea y decide, acudir a la consulta de su médico de cabecera, para realizarle una consulta al respecto.

Al entrar a la consulta -y preguntarle el médico por su estado de salud- el gallego le dice al médico:
- Doctor,  tengo un problema muy grave, y que me tiene muy preocupado. 
- Dígame que le pasa, que le tiene tan preocupado.


- Doctor... Mi mujer me está engañando con otro hombre, y lo más grave de todo, es que...
¡¡¡No me están creciendo los cuernos!!!
El doctor sorprendido por lo que está oyendo, y con los ojos abiertos como platos, le dice:
- ¡¡Pero oiga buen hombre, que lo del crecimiento de los cuernos, es un decir!! 
Realmente, los cuernos a las personas, no les crecen nunca.
- ¿De verdad doctor?
- Claro que sí. ¿Para qué le iba yo a mentir, qué ganaría?


- ¡¡¡Aaaah…!!!  Pues...  Ahora me quedo mucho más tranquilo.
¡¡¡Ostias qué alivio doctor, yo creía que estaba falto de calcio!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario