sábado, 11 de enero de 2014

Una identificación frustrada

En una de las manifestaciones que se han convocado en los últimos tiempos en Madrid, unos policías infiltrados de paisano, detienen a un estudiante de 16 años que gritaba ¡Fuera de España los políticos corruptos! ¡No tenemos pan para repartir entre tanto chorizo!


Con la intención de multarlo por desordenes públicos, los policías lo agarran de un brazo y lo apartan hacia un lado menos concurrido de la manifestación.
Dado que necesitaban identificarlo para poderlo multar, comenzaron a hacerle las preguntas pertinentes.
- ¿Qué edad tienes?
- 16 años.
- ¿Dónde vives?
- Con mis padres, señores agentes.
- ¿Dónde viven tus padres?
- Conmigo en nuestra casa.
- ¿Y se puede saber… donde viven todos ustedes?
- Ya os lo he dicho… juntos en nuestra casa.
- Bien… ¿Dónde está vuestra casa?
- Junto a la de mis vecinos los Márquez.
- A ver si ahora puede ser… ¿Dónde viven tus vecinos?
- Señores agentes, seguro que si se lo digo, no se lo van a creer.
- No te preocupes, haremos un esfuerzo… dínoslo.
- Junto a mi casa, pegados pared con pared… ¿No es genial?
Juntos al unísono, contestan los policías: 
¡Vete a la mierda chaval! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario