martes, 21 de enero de 2014

Vecinas con hijas prostitutas

Dos mujeres casadas -vecinas de bloque- se encuentran por las escaleras del mismo después de semanas sin verse, y una le pregunta a la otra:
- ¡¡¡Niña!!! ¡Mari, hay que ver que no nos vemos nunca, aún viviendo en el mismo bloque! ¿Que tal tu hija, como le va?

- Huuy Conchi... de maravilla hija. Después de hacer una entrevista para un trabajo que vio en un periódico, la cogieron para el puesto inmediatamente.
En dos semanas, la han ascendido de auxiliar administrativa a jefa de sección de ventas.
El jefe, le ha dado un coche de la empresa, y ahora le ha dicho, que le va a alquilar un piso cerca del trabajo, para que no tenga que madrugar y esté más descansada. 
También le ha dicho, que le va a poner una sirvienta, para que ella, no pierda el tiempo en tareas domesticas y se aplique más en los trabajos de él.


- ¿Y la tuya?
- Pues... la mía igual de puta que la tuya, pero con mucha menos suerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR